Escuela de Medicina

Departamento Pediatría / Sección Neonatología

La Especialización en Neonatología esta ofrecida a especialistas en Pediatría quienes reciben un entrenamiento durante dos años en la atención integral del Recién Nacido. 

Sección 

    • Misión/Visión Open or Close

      Misión

      "Formar Neonatólogos Honestos, responsables, capaces, con conocimientos avanzados, investigadores, con excelencia en actitudes, capaces de manejar todos los aspectos del niño desde antes de su gestación, nacimiento y etapa postnatal, para obtener niños sanos y felices, contribuyendo así al mejor futuro de Colombia".

       

      Visión

      "Ser líderes en promoción, producción, extensión e investigación de la neonatología a nivel Nacional y Latinoamericana, formando neonatólogos capaces de manejar todos los aspectos de la salud del niño, desde antes de su gestación hasta su etapa postnatal"

    • Historia Open or Close

      Historia de la Neonatología

      La segunda especialidad de neonatología se cursa después de especializarse en pediatría; se dedica al cuidado del recién nacido prematuro o a término, y al diagnóstico y tratamiento del neonato sano y enfermo. Tiene una importante relación con la obstetricia por su dedicación al cuidado del binomio madre-hijo e incluye un alto contenido de puericultura, enlazado a aspectos tecnológicos de alta sofisticación, lo que implica que el médico Neonatólogo debe saber lograr el adecuado equilibrio como parte de su arte.

      En medicina la neonatología es considerada una especialidad nueva. Se proclamó como tal en 1960; sin embargo, los primeros pasos en esta rama de la salud datan de hace más de 2.000 años, durante el reinado de Adriano y Trajano en la ciudad de Éfeso (en la actual Turquía). Allí, Sorano, viaja a Alejandría y estudia medicina para convertirse, así, en el primer perinatologo de la historia, padre de la obstetricia y de la ginecología, al cuidado de la madre y del niño. En su tratado Gynakeia (Ginecología), sobre las enfermedades de la mujer, dedicó un capítulo a los cuidados durante el parto. Mencionaba que algunos de los niños que nacían a los siete meses de embarazo podrían sobrevivir. Sus recomendaciones de cómo limpiar y reanimar al recién nacido fueron revolucionarias en su tiempo y todavía se practican en la actualidad.

      Es en el siglo XIX cuando empiezan a registrarse las primeras referencias a patologías neonatales. Los prematuros eran considerados “monstruos mitad humanos y mitad bestias, sin derecho a heredar de sus padres”; a pesar de estos conceptos, el estudio de la neonatología comenzaba a atraer al mundo científico.

      En 1880, Tarnier crea la primera incubadora cerrada con la que se logró mejorar hasta el 62% la tasa de supervivencia de los recién nacidos. Su interés por la creación de medidas antisépticas e higiénicas durante el parto ayudó a la reducción de la mortalidad por sepsis. Se le atribuye también la utilización de oxígeno en prematuros y la nutrición mediante sonda orogástrica.
      En 1905, Pierre Budín publica su libro “Le Nourrisson” en el que, tras su experiencia al cuidado de prematuros en Port Royal, se sientan las bases de los cuidados de enfermaría para neonatos. Por otra parte, en Londres, la revista Lancet publica su artículo “El uso de la incubadora para niños” donde se realiza una revisión a la historia del invento ejecutado por su maestro y describe 2.534 muertes de niños prematuros por la falta de esta máquina. A partir de la publicación, la construcción de incubadoras se impone como una obligación en la medicina.

      Se produce el desarrollo de la alimentación láctea artificial. Rotch, el primer profesor de pediatría de Harvard, publica sus fórmulas de alimentación y disolución de la leche según la edad del niño.

      La neonatología moderna nace en 1914, con el impulso del Dr. Jullius Hess, quien publicó en 1922 su primer libro: Premature and congenital diseased infants, con el que se sentaron las bases de los cuidados neonatales. En este libro describe al prematuro como “un recién nacido que nace antes del tiempo normal de duración del embarazo”. Una concepción muy diferente a la que se tenía anteriormente del prematuro que, eran considerados como bestias. Su legado benefició a la fundación, en 1933, de la Academia Americana de Pediatría, la cual amplía la definición de prematuro a “el nacido con menos de 2.500 gr.”

      Entre las décadas de los cuarenta y cincuenta se produce una unificación de los criterios en los cuidados de los prematuros. Virginia Apgar hizo una gran contribución en la valoración del recién nacido, que hoy día se sigue utilizando bajo el nombre de Escala Apgar.
      Los años 60 suponen una verdadera revolución en la especialidad de la neonatología. Alexander Shaeffer usa por primera vez el término neonatología en su libro “Enfermedades de recién nacidos”. El reconocimiento y creación de la especialidad de la neonatología supuso la puesta en valor de los recién nacidos. Se comprendía, por fin, que los neonatos debían ser tratados y que requerían de una atención especial que los diferenciaba de los niños de otras edades.

      En esta época comienza a desarrollarse la cirugía neonatal. Se introdujo la monitorización, la alimentación mediante sonda mejoró y se incluyeron los aportes nutricionales y la alimentación intravenosa completa. Llegó el TAC, las ecografías, las resonancias magnéticas, el control mediante la pulsioximetría y la oxigenación extracorpórea.

      En el año 1967 el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia reconoció la necesidad de estrechar las relaciones entre obstetras y neonatólogos para reducir la morbilidad perinatal. Las últimas décadas han supuesto una verdadera revolución en el mundo de la neonatología.

      En el mundo la mortalidad neonatal es el principal componente de la mortalidad infantil; el 46 % de las muertes de menores de cinco años ocurren durante el período neonatal. Esto es similar para Colombia y para el departamento del Valle del Cauca.
      La neonatología en el Hospital Universitario del Valle, Evaristo García, ESE.

      La Neonatología en el suroccidente colombiano se inicia en 1982, cuando se crea la sala CIRENA (Cuidados Intensivos del Recién Nacido) en el Hospital Universitario del Valle, Evaristo García. Con el apoyo de la Universidad del Valle y su Facultad de Salud, permite su consolidación y desarrollo, procurando la difusión del conocimiento de la neonatología, con altos niveles académicos, con el propósito de impactar en la morbimortalidad neonatal que mostraba el país en ese tiempo. Durante los años 70, muchos bebés de nuestra ciudad fallecieron por falta de atención, con patologías asociadas a la prematurez y otras patologías; esto motivó a un grupo liderado por la señora María del Mar de Bueno, quien perdió a su hija prematura, a Clarita Piedrahita y al Doctor Humberto Rey para dar inicio a CIRENA y a la Fundación CIRENA, entidad privada sin ánimo de lucro que fue soporte fundamental de este servicio, siempre de la mano de la Universidad del Valle y del Departamento de Pediatría. El Doctor Luis Alfonso Cabal (Neonatólogo colombiano, nacido en Buga) y quien fue profesor de la Universidad South California en el Hospital de Mujeres de Los Ángeles, consolidó con su apoyo la creación de la Unidad de recién nacidos del Hospital Universitario del Valle, con aportes en la tecnología y entrenamiento en Neonatología de profesores de la Universidad del Valle como el Doctor Hernán Cruz, quien con su liderazgo permite la apertura de la sala CIRENA en 1982 con cuatro ventiladores Baby Bird modelo 1974, neumáticos, donados por el Doctor Luis Alfonso Cabal; igualmente el Doctor Hernán Cruz ayudó a forjar el amor por la neonatología en un grupo de médicos que siguieron su labor después de su traslado, en 1989, a la ciudad de Los Ángeles. El Doctor Carlos Stark asumió la coordinación de CIRENA y bajo su dirección se creó el PAIREN (Programa de Atención Integral al Recién Nacido) para trabajar en niveles la Red o regionalización en la atención del recién nacido, con el cual los pacientes sin problemas nacen en el nivel uno de atención, los moderadamente enfermos en nivel dos y los graves y pretérminos extremos en el nivel tres que es el Hospital Universitario del Valle. Esto impactó la morbimortalidad neonatal, obteniendo la menor tasa de mortalidad neonatal de Colombia durante más de una década. En 1990 se aplicó el primer surfactante pulmonar (Exosurf) en Colombia.

      En 1992 nos visitan profesores americanos, entre ellos al Doctor Fernando Moya, y se hace el “Primer Taller de Reanimación Neonatal Certificado” en Colombia.

      Coordinadores de CIRENA

      • Dr. Humberto Rey Vargas: 1970 a 1982.
      • Dr. Hernán Cruz Valencia: 1982 a 1989.
      • Dr. Carlos Stark Grimberg: 1990 a 1993.
      • Dr. Héctor Fabio Montes Vásquez: 1993 a 1996
      • Dr. Miguel A. Osorio Ruiz: 1996 a 1999
      • Dr. Javier Torres Muñoz: 1999 hasta la fecha


      Recuento Histórico del Programa de Especialidad en Neonatología de la Universidad del Valle

      El desarrollo regional de la Neonatología en el Valle del Cauca se debió a características especiales de la propia sociedad Vallecaucana, unida a la Universidad del Valle, con el Departamento de Pediatría que apoyó incondicionalmente el trabajo clínico y académico en la Unidad de Recién Nacidos del Hospital Universitario del Valle; todo esto generó el primer borrador del Programa de Neonatología que esbozaron el Dr. Humberto Rey y el Dr. Hernán Cruz. Pero no es hasta 1989 que los doctores Carlos Stark, Jaime Arturo Roa, Héctor Fabio Montes y Jaime Bastidas lo concluyen y se consigue la aprobación por parte del Consejo Superior de la Universidad del Valle (1989), así como del ICFES y del Ministerio de Educación (1992).

      El entrenamiento en Neonatología de varios pediatras de la Universidad del Valle en universidades de Norteamérica, el Dr. Hernán Cruz en South University of California (1984), Dr. Carlos Stark, South University of California (1986), Dr. Jaime Bastidas, South University of California (1991), Dr. Héctor Fabio Montes, Texas University at Dallas (1992), Dr. Mauricio Arévalo, Texas University at Dallas (1993) y Dr. Miguel Ángel Osorio, Texas University at Dallas (1993), da el aval para desarrollar el Programa de Especialidad en Neonatología en Cali y otorgar el título de Especialista en Neonatología, para que estos a su vez desarrollen en las diferentes ciudades Unidades Neonatales en el país y así impactar en la morbimortalidad neonatal y perinatal a nivel nacional.

      1993. El Dr. Héctor Fabio Montes asumió la dirección de CIRENA y la coordinación del Programa hasta 1997.
      1994. El Dr. Héctor Montes y el equipo de Neonatólogos de la unidad ponen a funcionar el primer ventilador de alta frecuencia de flujo intermitente.
      1994. Se gradúan los dos primeros Neonatólogos de la Universidad del Valle: Dr. Eludes Gartner y Dra. Mirian Carvajal.
      1997. El Dr. Mauricio Arévalo asume la coordinación del Programa de Especialidad en Neonatología. 

      En 1999 asume la coordinación general del programa y la Unidad de recién nacidos el Dr. Javier Torres Muñoz, quien, en noviembre 22 de 2001, con el apoyo de un equipo transdiciplinarios de la Universidad del Valle y del Hospital Universitario del Valle, logra la separación exitosa de gemelas siamesas. En 2002 se consolida el programa Madre Canguro con apoyo de la Dra. Nathalie Charpak de Bogotá, con participación de profesores de la Universidad del Valle, en diversas disciplinas de la salud; esto permite disminuir morbi- mortalidad infantil y el desarrollo de programas como la guía nacional en prevención de ceguera infantil por retinopatía del prematuro, con el liderazgo de la docente oftalmóloga pediatra Claudia Zuluaga.

      Durante 2010, con el apoyo del Dr. Héctor Fabio Montes, se crea el Grupo de Investigación INSIDE (Investigaciones en neonatología, salud infantil y desarrollo), categorizado por Colciencias, lo cual ha permitido la formulación y desarrollo de varios trabajos de investigación y publicaciones nacionales e internacionales con la participación de estudiantes de pregrado y posgrados de la Universidad del Valle, con lo que se ha mejorado la atención de los bebés hospitalizado.

      En 2012 se remodela arquitectónica y tecnológicamente la unidad de recién nacidos, acorde a las exigencias tecnológicas de la época, con recursos de la Gobernación de la época.

      En 2015 inicia el proyecto del primer banco de leche humana al servicio de los bebés hospitalizados en la unidad.

      En 2018 se abre el banco de leche humana y se inicia la pasteurización, impactando en la morbilidad y mortalidad de los prematuros. En el 2016 logra la consecución del equipo de hipotermia para protección cerebral de los bebes asfixiados, impactando una vez más en la morbilidad, secuelas y mortalidad en bebés con este diagnóstico.

      En 2016 asume con coordinador administrativo el Dr. Carlos Alberto Jiménez.

       

    • Contacto Open or Close

      Departamento de Pediatría - Sección de Neonatología

      Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

      Teléfono: 5587004 - 5572208

      Ubicación: Edificio 112 - Hospital Universitario del Valle, Espacio Piso 5

      Universidad del Valle - Campus San Fernando